Signos Externos de Mejoría

Enero 21, 2020

El FMI en sus pronósticos de enero revisa marginalmente a la baja  -de 3.4 a 3.3%-, la expectativa de crecimiento de la economía mundial para el 2020.


El ajuste para economías avanzadas es de solo -0.1%, para emergentes es de -0.2%. 


Aumenta en el pronóstico para Brasil de 2.0 a 2.2%, el de México lo reduce de 1.3 a 1.0% considerando la debilidad de la inversión.


Reconoce una disminución de los riesgos geo-políticos principalmente por la Fase 1 del acuerdo comercial entre EU y China, y un Brexit ordenado.


El reporte reconoce la resiliencia del consumo en las economías y signos de estabilización en manufacturas, aunque no lo considera todavía que se haya llegado a un punto de inflexión.


Para México es particularmente relevante la actividad manufacturera de EU por su elevado impacto en nuestras exportaciones.


Si bien de acuerdo a los datos de diciembre, la industria manufacturera de EU registra un caída interanual de 1.3%, las encuestas regionales de enero de Filadelfia y NY, muestran un rebote tanto en el rubro de actividad como en el de nuevas órdenes.


Esto sería congruente con el rebote que presenta la producción industrial y el comercio exterior de China.


La aprobación del TMEC es en principio un factor que reduce la incertidumbre para las exportaciones mexicanas y la inversión extranjera.


El endurecimiento de las reglas de origen y contenido laboral en la industria automotriz, podría beneficiar el valor agregado en México, o redireccionar la producción hacia otros destinos. 


Será importante también la forma de implementar las últimas cláusulas que logró EU para asegurarse el cumplimiento de la reforma laboral por parte de los exportadores instalados en México, así como las actividades del personal que tendrá para colaborar con la Secretaria del Trabajo, trabajadores y organizaciones civiles con el mismo fin (carta de Lighthizer a Jesús Seade). 


En el corto plazo, lo más importante será la dinámica de la demanda en EU. El compromiso de China de aumentar en 78 mil millones de dólares (respecto a 2017) la compra de productos manufacturados de EU, en un plazo de dos años, podría ayudar a impulsar esta industria.


Sin olvidar que la economía estadounidense está en pleno empleo y un eventual repunte de la demanda (interna o externa) de bienes manufacturados se vería reflejado en mayor demanda de exportaciones mexicanas, simplemente porque hay escasez de personal al norte del río Bravo.

ART 22 ene 20.jpg

Cierre de Mercados

Se Mantienen Pesimistas Consumidores en EEUU

cotizaciones971.png
confianza consumidor eu sep20.png
diplomado en finanzas Face.png
  • Facebook App Icon
  • Twitter App Icon