¿Qué pasa con el peso?

El tipo de cambio llega al nivel de 20.80 presionado por un fortalecimiento generalizado del dólar en el mercado de divisas.


El reporte de inflación al consumidor (CPI) de junio de EEUU estuvo matador: tasa anual de 9.1%.


La Reserva Federal tiene poco espacio para evitar un alza entre ¾ de punto como la acordada en junio y un punto porcentual, que sería un alza inédita.


La complicación de esta coyuntura es que la economía estadounidense ya presenta signos de desaceleración, de manera clara en el sector vivienda y en la demanda de bienes, mientras la Reserva Federal apenas inició en marzo el ciclo alcista de tasas.


Adicionalmente, hay variables que van desde el conflicto en Ucrania, hasta el rebrote de la pandemia, que siguen impidiendo un funcionamiento normal de la economía global (restricciones de oferta) y de los flujos comerciales (China), que están fuera del control de la política monetaria y que inciden en los costos.


Un escenario de alza acelerada de tasas cuando la economía se está enfriando eleva las probabilidades de un escenario recesivo en EEUU, que sería claramente adverso para la economía mexicana.


Los mercados, como es usual en estos episodios, buscan la seguridad. El cambio de postura de la FED reposiciona al dólar en el mercado de divisas sin contrincante a la vista. El euro ha caído de manera estrepitosa ante el grave riesgo de una crisis energética en el invierno.


La política firme de Banxico amortigua la presión sobre el peso, que en el último mes es la divisa menos golpeada entre las latinas.





7 visualizaciones0 comentarios

Cierre de Mercados

Mercados en Euforia Tras Inflación EEUU

10 nov.png
graf 10 nov.png