Inflación en Plena Recesión

La inflación al consumidor alcanza 3.62% interanual en julio, mientras que el rubro subyacente -que excluye productos de precios volátiles como energéticos y agropecuarios- se ubica en 3.85%.


La tozudez de la inflación en México sale de contexto en una economía profundamente recesiva. A nivel regional también está fuera de línea. En Brasil la inflación es 2.3%, Colombia 2%, Perú 1.9%. El movimiento de las divisas no parece ser la explicación. En el caso de Brasil la depreciación del real en los últimos 12 meses ha sido de 39%, mientras que el peso mexicano se ha devaluado 15.9%.


El componente no subyacente se ve afectado por el alza del precio de la gasolina que ha repuntado 18% la premium y 25% la magna, en comparación con los precios a finales de abril. Aún así se mantienen entre 4-8% por debajo de julio 2019.


Por otra parte, las frutas y verduras están en promedio 8.4% por encima de un año antes.


La inflación subyacente liga tres meses con alzas, en donde sobresale el rubro de alimentos y bebidas (+6.9%), mientras que la inflación en servicios está contenida (+2.4%).


Arroz (+42.1%), maíz (+18%), huevo (+17%), pasta (+11.5%), queso (+7%) bebidas alcohólicas (+8.6%) y tabaco (+13.6%) son algunos de los productos que perjudican a la inflación.


La disrupción de algunas cadenas de suministro y la alta demanda de productos básicos podría explicar parte del repunte de la inflación, lo cual debería de normalizarse al menos parcialmente con la reapertura.


Por otra parte, el rebote de las cotizaciones de petróleo está generando un repunte de la gasolina en EU. De continuar, las presiones inflacionarias persistirán a pesar de una muy baja demanda.


A mediano plazo, la ampliación de la oferta es fundamental. Por eso hay que cuidar la inversión.

14 vistas

Cierre de Mercados

Peso Rompe a la Baja Barrera de los 20

cotizaciones1017.png
peso 25nov.png
  • Facebook App Icon
  • Twitter App Icon