Inflación ¿Algo más que un rebote temporal?

La inflación anual se ubicó en 5.89% en mayo, cada vez más lejos del objetivo de 3 +-1% de Banxico.


La inflación subyacente (que excluye productos volátiles como energía y frutas y verduras) alcanza 4.37%, el valor más alto desde enero de 2018.


Con la apertura del sector servicios, las variaciones mensuales de sus precios presentan mayores incrementos. El dato mensual desestacionalizado de mayo es de 0.40%, el más alto desde abril de 2019.


También los precios en mercancías aumentan de manera significativa. De promediar 0.30% mensual antes de la pandemia, ahora varían 0.47%, en sintonía con el aumento de materias primas y fletes a nivel global.


Alimentos y bebidas muestran variaciones mensuales de 0.42% antes de la pandemia y 0.52% después. Evidentemente hay un cambio en la dinámica de los precios en México, vis a vis lo que está sucediendo en la economía mundial.


Durante el mes pasado, los productos relevantes de la canasta básica mostraron cambios significativos en precios. La tortilla (+2.6% mensual), pollo (+2.3%), carne de res (+1.3%), carne de cerdo (+5.9%).


El aumento de la inflación representa una merma al poder adquisitivo del ingreso de las personas.


Banxico prevé que la inflación converja a la meta del 3% hasta el segundo trimestre del 2022. ¿Se podrán dar las condiciones para ello?


La factibilidad de retornar al rango objetivo dependerá en buena medida de factores externos, principalmente el comportamiento de los precios de las materias primas, así como de los productos manufacturados, que han enfrentado alzas importantes de precios por escasez de insumos.


Si bien la política monetaria es crucial para regular el ritmo de la economía y anclar expectativas, hay factores que salen del control de los bancos centrales.

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Cierre de Mercados

Retrocede Dow Jones