top of page
dip costos abr 24.jpg

FED e Inflación Interna Complican Recorte de Tasas

El miércoles 31 de enero la Reserva Federal anunció su primer comunicado de política monetaria del 2024.


Hubo varios cambios notables respecto al formato de comunicados pasados. Sobresalen tres temas:


1.- Se reconoce un mejor balance entre empleo e inflación.

Es una señal positiva que refuerza la expectativa de que el fin del ciclo alcista de tasas ha terminado.


2.- El Comité no considera apropiado reducir la tasa de interés hasta que no tenga mayor confianza de que la inflación se dirige al objetivo de 2% de manera sostenible.


Es una postura prudente considerando que la inflación subyacente (excluye alimentos y energía) del Personal Consumption Expenditures (PCE) que sigue la FED aún se encuentra en 2.9% anual a diciembre.


3.- Se omite la referencia que se incluía en comunicados desde marzo 2023 cuando quebró Silicon Valley Bank y que decía: el sector bancario es sólido y resiliente, pero las condiciones financieras más apretadas probablemente pesarán en la actividad económica, empleo e inflación.


Creemos que el desplome el mismo día (enero 31) de la junta de la FED de las acciones del New York Community Bancorp por sus problemas en el sector comercial de bienes raíces, no daban espacio para ningún enunciado equilibrado sobre la banca. Posteriormente Powell declara que el problema es manejable pero algunos bancos van a cerrar. 


En otras declaraciones recientes, Powell señala que el crecimiento económico sólido significa que no hay prisa por bajar las tasas, y no cree que las proyecciones próximas de marzo difieran significativamente de las de diciembre en las que se estimó un recorte de 75 pb en todo el 2024, por encima de las expectativas actuales del mercado de una baja de 150 pb (100 pb = 1 punto porcentual).


Las encuestas de enero de manufacturas del Institute for Supply Management presentan un rebote importante en las nuevas órdenes de 47 a 52.5 (arriba de 50 es expansión o crecimiento) mientras los precios aumentan de 45.2 a 52.9.


A su vez, las nuevas órdenes de la encuesta de Servicios aceleran de 52.8 a 55.0 y el rubro de precios brinca de 56.7 a 64.0. En pocas palabras, más crecimiento y regresan presiones de precios.


Mientras continúen ese dinamismo en la economía y se mantengan presiones inflacionarias, luce   probable que la Reserva Federal se atenga a bajas de tasas de no más de 75 pb en el año, e inclusive podría demorar la primera baja hasta junio en vez de mayo como espera el mercado.


En lo interno, las encuestas de INEGI e IMEF coinciden con una reanimación del sector manufacturero. El indicador IMEF ajustado por tamaño de empresa, brinca de 50.5 a 54.1.


La inflación anual al consumidor ha rebotado de 4.24% en octubre pasado al 4.9% en la primera quincena de enero.


Banxico ha contemplado bajar las tasas en algún momento en el 2024, lo cual es entendible por un nivel de tasa real superior a 6 puntos porcentuales, ante una TIIE de 11.25% y una inflación abajo del 5%.


En su reunión de diciembre pasado, sin embargo, vuelve a apuntar que para lograr la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta de 3%, será necesario mantener la tasa de referencia en su nivel actual por cierto tiempo. Una expresión menos firme que el término de periodo prolongado usado en la junta de septiembre.


Las proyecciones de inflación al primer trimestre de este año que acompañaron al comunicado de diciembre eran de 4.3%, lo cual implicaría tasas benignas de inflación en lo que resta del trimestre. Un reto si consideramos el efecto potencial del incremento del 20% de salario mínimo.


Banxico sostendrá su primera junta de política monetaria del 2024 el próximo jueves 8 de febrero.


La mediana de la Encuesta de enero de Banxico sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado estima una tasa TIIE de 9.25% al cierre del 2024 y una inflación de 4.17%.


Esto implica un recorte de 200 puntos base cuando la FED estima una baja de solo 75 pb.


Luce complicado para Banxico armar el contexto teórico para reducir la tasa en esa magnitud si la inflación se mantiene por encima del límite superior del rango objetivo que es 4% y no hay claridad de convergencia hacia la meta del 3%.


¿Se pusieron optimistas los especialistas?


28 visualizaciones
bottom of page