top of page
fundamentos de finanzas banner.png

Disparo de Masa Salarial Soporta Consumo

La tasa de desempleo durante enero fue de 2.9%, la menor cifra desde enero de 2003 si se utiliza la metodología anterior del INEGI, que captaba el desempleo urbano.


El reporte muestra un aumento del salario promedio por hora (en la muestra se incluyen trabajadores formales e informales), que pasa de $49.8 a $52.7, un incremento de 5.7%, atribuible en gran parte a los efectos directos e indirectos del aumento al salario mínimo.


Con ello la masa salarial real (empleo x salarios x horas trabajadas después de inflación) aumenta 6.2% en enero, lo que es una señal muy favorable para el consumo privado.


No obstante, en el sub-empleo (personas que trabajan tiempo parcial respecto al total de empleados) laboran 4.4 millones de personas, equivalente al 7.8% del total de empleados, una cifra marginalmente superior al 7% promedio que se mantenía antes de la pandemia.


La tasa de participación laboral (personas que trabajan o buscan trabajo respecto a mayores de 15 años o más) regresa a 60.9%, nivel similar al previo a la pandemia.


En teoría, el fuerte incremento de salarios debería incentivar una mayor disposición para emplearse de personas que actualmente se encuentran fuera de la Población Económicamente Activa.


Sin embargo, el escenario apunta a un mercado laboral muy apretado, sin visos de aflojarse ante las inversiones extranjeras que se están anunciando y un mayor nivel de consumo, apuntalado por el incremento de la masa salarial real.

5 visualizaciones

Commenti


bottom of page