Dólar Fuerte ¿Y el Peso?

El índice del dólar se encuentra en un proceso de apreciación desde junio del 2021. El índice se compone principalmente del euro en más del 50%, yen japonés, libra esterlina, dólar canadiense, corona sueca y franco suizo. El índice pasa de un nivel de 90 en junio del 2021 a 114 actualmente.


Las divisas latinas habían logrado esquivar la presión, gracias a políticas monetarias que se adelantaron a la Reserva Federal y al disparo que tuvieron las materias primas por el conflicto en Ucrania.


El contexto financiero global ha cambiado en los últimos meses. La Reserva Federal acelera el alza de tasas de interés, con proyecciones de terminar la tasa de fed funds en 4.4% al cierre del 2022. Se le une ahora el Banco Central Europeo (BCE) con un alza histórica de ¾ de punto en su última reunión y la señal que aumentará tasas en sus próximas cinco decisiones.


Tanto el BCE como la Reserva Federal y el Banco de Japón están en un proceso de retirar liquidez del mercado a través de disminuir sus portafolios de bonos.


Todo esto es veneno para los precios de materias primas, que además enfrentan el enfriamiento de la demanda global. Desde luego persisten las restricciones de oferta en algunas materias primas cuyos mercados se ven afectados por la postura de Rusia en su invasión a Ucrania y las sanciones que se le han impuesto.


Sin embargo, los índices de commodities han sufrido fuertes ajustes desde junio de este año. Con diferencias entre tipos de materias primas, pero el ajuste ha sido bastante generalizado.


En este contexto, las divisas latinas empiezan a sentir la pinza: por un lado, menor liquidez y mayores tasas en dólares, y por otra, menores precios de sus exportaciones de materias primas.


Si bien México es mucho menos dependiente de commodities que Brasil, Chile, Perú o Colombia, el peso tiende a seguir la dirección de sus pares de la región. Las condiciones de menor liquidez global afectan en general a los emergentes.


En este escenario, será también referente el comportamiento del déficit fiscal de México. Los Criterios de Política Económica para 2023 proyectan un déficit público que pasaría de 3.8% en 2022 a 4.1% en 2023.


El modelo de finanzas públicas de la 4T parece llegar a sus límites: Ya agotaron los fideicomisos, apretaron a los grandes (y chicos) contribuyentes y la austeridad franciscana enfrenta un pago mayor de intereses por la deuda pública, la carga de pensiones y los compromisos de los programas sociales.


Aun puede registrarse para la conferencia: Alza de Tasas: Impacto en Divisas

10 visualizaciones0 comentarios

Cierre de Mercados

Mercados en Euforia Tras Inflación EEUU

10 nov.png
graf 10 nov.png