¿A qué se debe el repunte de la inflación?

El INEGI da a conocer que la inflación anual a la primera quincena de agosto es de 3.99%, la más alta desde mayo del año pasado. La inflación subyacente (que excluye productos volátiles como gasolina, frutas y verduras, frijol, huevo) alcanza 3.93%, la más elevada desde marzo de 2018.


El comportamiento dentro de la canasta del INPC ha sido divergente.


Por ejemplo, educación reporta una variación anual en precios de 3.25%, el menor dato en su historia. La renta de vivienda ha subido 2.37% y las nuevas viviendas 2.1%. Ambas presentan el menor incremento desde 2016. El rubro “otros servicios” reporta 2.37%. Estos servicios reflejan el efecto de una menor demanda o calidad del servicio, lo que contiene sus precios, algo que es muy típico en las recesiones económicas.


Entonces, ¿Qué es lo que está presionando a la inflación? Principalmente la parte de alimentos, bebidas y tabaco con aumentos del 7.01% y frutas y verduras con 12.95%.


El componente subyacente, se encuentra afectado por incrementos de precios en cerveza, tequila, refrescos, agua, café, maíz (17.5%), pan, pasta, harina, arroz, carnes frías, leche, queso y azúcar.


Dentro del componente no subyacente, se observan incrementos en el precio del tomate, limón, guayaba, naranja, melón, piña, frijol, huevo. Típicamente estos productos son muy volátiles.


El efecto rezagado del alza del tipo de cambio explica al menos parte de esta alza de precios, tanto en productos del componente subyacente como del no subyacente. Esto es congruente con estudios de Banco de México que muestran el impacto del traspaso del tipo de cambio a los precios.


Si bien una inflación de prácticamente 4% no parece ser una gran amenaza, muchos de los productos con mayor cambio son de consumo diario para las familias, por lo que el cambio en precios relativos tiene un impacto significativo sobre el poder adquisitivo de la población, sobre todo en un contexto de fuerte pérdida de ingreso de las familias.


¿Cómo reducir la inflación? Una alternativa es con políticas públicas que generen confianza a la inversión, atraigan capital, y el tipo de cambio regrese a niveles más acordes al poder adquisitivo de la divisa mexicana. Actualmente está muy subvaluado el peso (muy caro el dólar).


La inflación es un buen ejemplo de la interrelación entre política y economía. Entre decisiones, percepciones y poder adquisitivo de la población.

19 vistas

Cierre de Mercados

Actividad Manufacturera en Expansión

cotizaciones1020.png
imef nov20.png
  • Facebook App Icon
  • Twitter App Icon