Memorándum Para el Próximo Presidente

Jueves 08 Marzo 18

De acuerdo con el índice de competitividad internacional 2017, elaborado por el Instituto Mexicano de la Competitividad, son muchos los retos que enfrenta la nación.

México está en el lugar 36 de 43 países, encabezado por Noruega en la primera plaza. Lejos se encuentra Chile, en la posición 23, Panamá en el 26, Perú en el 30, Brasil y Colombia en el 33 y 34.

El documento muestra algunos aspectos importantes que se tienen que mejorar. De entre todos destacan los siguientes:

Combatir la corrupción y reconstruir la seguridad pública. Se debe impulsar una segunda etapa de reformas que permitan a los órganos anticorrupción usar recuperaciones económicas para el desarrollo de sus capacidades. La inclusión de Fiscales Anticorrupción, Magistrados en la Tercera Sala del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, además de su autonomía política serán avances importantes. Garantizar la seguridad de periodista es un pilar clave.

Garantizar la continuidad de la reforma educativa. Se requiere credibilidad en la evaluación, capacitación y asignación de plazas educativas. No hacerlo pone en riesgo el futuro de la evaluación docente.

Lograr finanzas públicas responsables. Se critica que el ISR no reconozca suficientemente la distribución del ingreso, dejando tasas impositivas altas a ganancias pequeñas, lo cual reduce los incentivos a los trabajadores de bajos ingresos para entrar a la formalidad. Esta situación no se observa en Latinoamérica, donde los salarios bajos no se sujetan a tasas impositivas. El IMCO propone reducir el ISR para asalariados que ganan hasta 10,298 pesos al mes.

Comentarios Buena Economía:

Considerando el contexto en que se toman las decisiones de política pública en México, es necesario abrir espacios a la sociedad para que participe en el diseño e instrumentación de las mismas. Un consejo fiscal independiente sería un gran avance que ayudaría a cortar de raíz el uso indebido de los recursos públicos y le daría mayor eficiencia al ejercicio del gasto.

Asimismo, podría contribuir –desde la perspectiva del contribuyente- con esquemas que no solo busquen la recaudación, sino que promuevan la productividad.

Aportaría también una dosis de confianza para que no se repitan los episodios de endeudamiento que terminan en devaluación e inflación.

En el gran tema de la educación, hay que tomar una posición realista. El entramado político de la educación pública tiene como rehenes a una proporción importante de niños y jóvenes, que reciben una educación de baja calidad que les impide continuar con sus estudios de preparatoria o profesional y los condena a una vida de bajos ingresos. De nuevo, abrir espacios a la educación privada, deber formar parte de la política pública. Esquemas hay varios, con casos de éxito en otros países.

En el fondo, gran parte de los problemas económicos y sociales de México son la consecuencia de la falta de participación de la sociedad en la cosa pública.

No necesitamos políticos que vengan a cambiar las estructuras, o a ofrecer un cambio etéreo. Necesitamos un mejor gobierno con orientación democrática y eso se consigue con la participación organizada de la sociedad. Romper la cerrazón de las élites políticas es el gran reto de la ciudadanía.

Página de Inicio

Deja un comentario

SUSCRÍBETE SIN COSTO