Brexit y el Peso: Juntos y también revueltos

Miércoles 06 Julio 16

Los fondos inmobiliarios en Inglaterra ya resienten la salida de capitales.

Una economía con un déficit externo del 6% del PIB que enfrenta un shock de expectativas, lo único que puede esperar es una reversión de la entrada de capitales.

La caída estrepitosa de la libra no es más que el reflejo de la corrida de fondos fuera de Inglaterra.

Los inmobiliarios son de los más expuestos por estar vinculados a un sector que seguramente sufrirá una caída en precios. Esto ya provocó que algunos de estos fondos hayan suspendido los retiros de los ahorradores.

El peso sale bailando en este entorno de incertidumbre, a pesar del aumento de tasas de medio punto el 30 de junio.

Los mercados andan en busca de seguridad. Ciertamente el costo de oportunidad se ha incrementado y debe favorecer una menor especulación sobre el peso, pero las oleadas de volatilidad (para los dos lados) seguirán hasta donde la vista alcanza.

De repente, las cosas podrían ser menos negras de lo previsto. La ministra británica del Interior Theresa May se perfila como la más viable sucesora de David Cameron.

May –quien votó a favor de la permanencia- ha declarado que debe primero negociarse con la Unión Europea antes de activar el artículo 50 para dar inicio a la separación.

Un poquito de sabor amargo con la libra, el precio de los bienes raíces, la cancelación de inversiones, probablemente despidos, ablandaría las posturas nacionalistas que promovieron el Brexit.

La Unión Europea podría aprovechar la oportunidad para flexibilizar algunas de sus normas y evitar de paso nuevas aventuras de salida de más miembros.

De pasada Alemania – con un superávit de cuenta corriente de 8% del PIB- podría sacar la chequera para impulsar el gasto y jalar al resto de la comunidad europea.

No por algo Merkel declaró que Alemania tiene un especial interés y una especial responsabilidad en el éxito de la unidad europea. Interés y responsabilidad no significa que le van a rogar al Reino Unido a que se quede.

Merkel ha señalado que debe haber una diferencia tangible entre un país que quiere ser miembro de la UE y otro que no. “Cualquiera que deje la familia no puede esperar liberarse de los compromisos y obligaciones a la vez que retiene los privilegios.”

Lo que está por verse es si a Alemania le alcanza para reconocer que en la Unión Europea los beneficios en la práctica no se han distribuido de manera homogénea.

No es una cuestión de reglas parejas, sino de realidades culturales, económicas y sociales diferentes que terminan por generar distintos resultados a los diferentes miembros de la familia.

A ver si a los ingleses les alcanza para sentirse parte de la familia, sobre todo después de quedar fuera de la Eurocopa.

deficit uk

Página de Inicio

Deja un comentario

SUSCRÍBETE SIN COSTO