Buen Avance del PIB, Retos Hacia Adelante

Las cifras revisadas del PIB confirman el crecimiento de 4.5% trimestral anualizado durante el 1T del año. El dato es la variación más alta desde el tercer trimestre del 2016.

Por componentes, el consumo se recupera y crece 6% trimestral, tras una reducción en la inflación y una mejora en la confianza aunados a un robusto crecimiento del empleo. Particularmente el consumo de bienes no duraderos y servicios es lo que impulsa el rebote.

La inversión crece 12.9% trimestral, de la mano de una inversión pública que avanza 18.4% y la inversión privada 12.1%. La mejoría de la inversión pública es notable después de un 2017 en donde estuvo en contracción. También la inversión privada alcanza su mayor trimestre en la historia en valor.

Por su parte, las exportaciones se desaceleran en el primer trimestre, aunque aun crecen a tasas elevadas (10.2%). Las importaciones avanzan 12.5%. De igual manera, los datos de exportaciones e importaciones son los más altos para cualquier trimestre en la historia.

Si bien los datos del primer trimestre del año muestran una economía bastante resiliente a los factores de riesgo, el escenario del segundo semestre estará caracterizado por aranceles en el comercio exterior, la renegociación del TLC con tiempos políticos muy ajustados -tanto en EU como en México-, y finalmente el proceso electoral en el que el candidato que va arriba en las encuestas propone un cambio de modelo económico que de entrada implica frenar la reforma energética.

Dicho lo anterior, volvemos a insistir en el repunte de las importaciones de bienes de capital, que han logrado un nivel histórico, lo cual sugiere que la inversión aun encuentra incentivos en México.

No hay que perder de vista, que el país ofrece un costo de mano de obra en dólares por demás atractivo y un crecimiento de la oferta laboral, que aunque menor a la de décadas pasadas, aun supera al de EU y al del resto de economías avanzadas.

inversion 1T-18

Leer artículo completo